Caricias: La clave para convertir a los gatos en animales domésticos

El análisis genético sugiere que los gatos salvajes fueron domesticados utilizando caricias y recompensas

caricias.gatos_noticias_mascotas-power-ultra_pipetas

Quienes  tienen gatos, reconocerán el ronroneo de placer de sus mascotas cuando les hacen cosquillas detrás de las orejas; sin embargo, un nuevo análisis que compara  el genoma de los gatos domésticos  con el de sus parientes salvajes sugiere que ésta también puede haber sido la clave para domesticar a los animales en un principio.

El análisis ha identificado algunos de los cambios decisivos  en el ADN felino, que han ocurrido a medida que se domesticaba a los animales  durante los últimos 9.000 años. Entre las diferencias principales,  existen cambios  en los genes asociados con el crecimiento de las células cerebrales que intervienen en las sensaciones de recompensa y placer.

Esto sugiere que los humanos  primero comenzaron a domesticar a estas criaturas  notoriamente solitarias, apelando a su deseo de  cosas ricas y caricias. Aquellos que respondieron tuvieron entonces más probabilidad de ser criados, lo que los llevó a ser animales cada vez más dóciles con el paso del tiempo.

Se piensa que los gatos fueron domesticados por primera vez  hace unos 10.000 años a partir del gato salvaje del Cercano Oriente, que todavía se puede encontrar en Medio Oriente. Se halló evidencia arqueológica de gatos domesticados en Chipre, que data de hace 9.000 años, y sw sabe que los agricultores chinos convivían con gatos domésticos hace 5.000 años.

Sin embargo, domesticar a los gatos salvajes no habría sido  un proceso fácil. El gato salvaje del Cercano Oriente, del cual se cree que se originan casi todas las razas de gatos domésticos actuales, es llamativamente tímido y pasa la mayor parte de su vida como un animal solitario.

No obstante, la nueva investigación suministra algunas pistas acerca de la manera en que nuestros ancestros humanos pueden haber hecho esto. Comparando  los genomas de 22 gatos domésticos de todo el mundo con los de los gatos salvajes europeos y del Cercano Oriente, los investigadores identificaron  13 genes clave que difieren,  incluidos los  genes de los centros de recompensa del cerebro y el desarrollo de las neuronas que son centrales para la producción de dopamina, la denominada “hormona del placer”. Esto indica que los primeros gatos salvajes que se criaron para domesticación fueron los que respondieron al ofrecimiento de recompensas, como el alimento y las caricias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s